Biodiversidad y agricultura respetuosa con el medio ambiente

Biodiversidad y agricultura respetuosa con el medio ambiente

Hoy se celebra el día mundial de la biodiversidad, entendida como la variedad de seres vivos que conviven en un espacio determinado, desde un hábitat concreto a la convivencia en el planeta de especies y variedades. A partir de 1994, la ONU declaró el 22 de mayo como día internacional de la biodiversidad, en su Convenio internacional sobre la Diversidad Biológica aprobado en Nairobi el mismo día, como conclusión de un tema de debate de la Cumbre de la Tierra de 1992 en Río de Janeiro, en que se reconoció la necesidad de conciliar la preservación futura de la biodiversidad con el progreso humano según criterios de sostenibilidad y sustentabilidad.

Una de las actividades esenciales de progreso humano es, de hecho, la nutrición de nuestra especie, basada principalmente en la domesticación de tierras y especies de animales y plantas a través de la agricultura y la ganadería, y la producción en masa de variedades específicas de animales y plantas para la alimentación humana.

Si bien es cierto que la agricultura también ha favorecido a la biodiversidad de especies, variedades y cepas de plantas, unas prácticas inadecuadas o no respetuosas con el medio ambiente pueden ocasionar un choque de poblaciones y favorecer un empobrecimiento de la biodiversidad, y el drama máximo para la misma, la extinción de una especie concreta de organismo vivo que convive en ese ecosistema hoy ocupado por cultivos agrícolas específicos.

Aún así, hay formas de reducir el impacto en la biodiversidad de la agricultura sea lo mínimo posible y vele, precisamente, por el equilibrio entre especies. Entre ellos están las prácticas de manejo integrado y la permacultura, más o menos extensiva según el modelo agrícola económico y su extensión, así como el uso de las herramientas adecuadas que erosionen lo mínimo posible el hábitat del cultivo agrícola.

Uno de los problemas que amenazan la biodiversidad es el uso de fertilizantes y pesticidas que erosionan los suelos o que son tóxicos para especies tanto benéficas (con una función positiva para el equilibrio trófico de los ecosistemas, como las abejas) como inocuas en un ecosistema. O lo que se consideraría productos eco-tóxicos.

Por suerte, administraciones de todo el mundo establecen unas normativas de registro y comercialización de productos que tienen en cuenta su impacto medioambiental y en las poblaciones de especies. A la hora de registrar un fertilizante o pesticida nuevo, las exigencias son cada vez más estrictas en cuanto a demostrar que dichos productos no son eco-tóxicos.

Futureco Bioscience de hecho desarrolla bioestimulantes, biopesticidas y biofertilizantes, insumos agrícolas de origen biológico y orgánico, de residuo cero y respetuosos con el medio ambiente que antes de comercializarse han de pasar por unas exigentes pruebas en laboratorio, cámara climática y campo para demostrar su inocuidad ecológica con respecto a organismos vivos.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU que muchas empresas firmantes del Pacto Mundial de Naciones Unidas, como es el caso de Futureco Bioscience, velan por la Biodiversidad, son, sobre todo: El ODS 12 de Producción y Consumo Responsables, el ODS 13 de acción climática, y los ODS 14 y 15 sobre los Vida en Ecosistemas Terrestres y Marinos respectivamente.

Hay varias razones para elegir insumos agrobiológicos versus insumos químicos tradicionales, en términos de biodiversidad y conciencia ambiental, sin desatender el rendimiento de los cultivos y la productividad.

Biodiversidad y agricultura respetuosa con el medio ambiente