10 diciembre 2021

Hydromaat y Fosmobac: nuevos bioestimulantes microbianos para el cuidado de los cultivos

La fertilidad del suelo, según la definición de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), es «la capacidad de un suelo para sostener el crecimiento de las plantas proporcionándoles nutrientes esenciales y características químicas, físicas y biológicas favorables como hábitat para el crecimiento de las plantas». En los últimos años, se ha observado que el suelo agrícola mundial se ha degradado gravemente. En concreto, alrededor del 40% del suelo agrícola mundial y el 24% de las áreas productivas del planeta han sufrido una pérdida de fertilidad, capacidad de producción y biodiversidad. Estos fenómenos se deben a diversos factores como la erosión hídrica y eólica, la salinidad, la pérdida de materia orgánica y la contaminación ambiental.

Es por esto por lo que la investigación en el rubro se ha centrado en el uso de principios agroecológicos para minimizar los insumos químicos potencialmente dañinos y gestionar las relaciones ecológicas y la agrobiodiversidad. El foco está puesto en productos y tecnologías que no solo preserven, sino que estimulen la vida en el microbioma de las plantas y el suelo, compuesto por una comunidad de microorganismos (hongos, bacterias, actinomicetos y protozoos) que cohabitan y contribuyen según su función en el sistema.

Los bioestimulantes microbianos son tecnologías innovadoras capaces de asegurar un rendimiento agrícola con altos valores nutricionales, superando los efectos negativos derivados de los cambios ambientales. Un claro ejemplo de esta revolución, son los nuevos bioestimulantes microbianos de Futureco Bioscience: Hydromaat y Fosmobac.

Hydromaat y su cepa B2352 regulan el gen de la prolina deshidrogenasa, la cual cumple un papel clave en la respuesta de la planta a la sequía mediante la osmorregulación. En general, esta bacteria aumenta la hidratación de la planta, incrementa los índices de fotosíntesis y mejora la fisiología de la planta para superar el estrés hídrico. En los ensayos realizados en tomate se observa cómo HydroMaat alivia el impacto del estrés por sequía, en un contexto en donde el cambio climático está provocando la prolongación de los periodos donde escasea el agua.

Fosmobac solubiliza sinérgicamente el fósforo inaccesible, haciéndolo accesible para los cultivos. Además, los microorganismos incluidos en la formulación producen las enzimas fosfatasa alcalina y fosfatasa ácida, que desempeñan un papel clave en el frenado de los fosfatos ligados. Esto da como resultado un aumento en la disponibilidad y captación de fósforo en los cultivos, como fue demostrado en un ensayo realizado en melón. Fosmobac es una alternativa a los fertilizantes NPK que se suelen utilizar para alcanzar los rendimientos planteados, que se basan en este recurso esencial, no renovable y de capacidad finita, por lo que se prevén restricciones a corto y mediano plazo.

Estos productos microbianos con certificación orgánica son fruto de una constante investigación del equipo de I+D de Futureco Bioscience para mejorar la eficiencia del crecimiento y desarrollo de las plantas en los cultivos agrícolas. Ambos nuevos lanzamientos están comprometidos con el cuidado y estimulación de la biodiversidad ambiental, el futuro del agronegocio y un sistema alimentario sostenible para toda la población en crecimiento.