Productos de alta calidad para la nutrición y protección de los cultivos

Siete años en el engranaje de Futureco Bioscience

Ángela Sarro Baro

Ángela Sarro Baro

Publicado el

Se cumplen casi siete años desde que la madrileña Ángela Sarro recibió una llamada de Carolina Fernández en medio de sus vacaciones en una aldea de León para una entrevista como Responsable de Laboratorio de Futureco Bioscience. Hoy Ángela es una de las profesionales más capacitadas y con más experiencia de la empresa, ha visto y ha hecho crecer el Departamento de I+D cuando solo constaba de dos laboratorios y tres personas y ha vivido su crecimiento y cambios hasta ser lo que es hoy, el máximo activo de la empresa con 14 personas y cinco laboratorios.

¿Qué convenció hace siete años a Futureco Bioscience para que entrase a formar parte de su equipo?

Cuando me entrevistaron Carol Fernández (Directora de I+D) y José Manuel Lara (Director Técnico) contaba con la experiencia de haber trabajado en PharmaMar en la  investigación de compuestos antitumorales a partir de la fermentación de microorganismos de origen marino. Es algo muy parecido a la búsqueda de Agentes de Control Biológico (ACBs), solo que en lugar de estar enfocado a la salud vegetal, enfocado a la salud humana, y en lugar de en medios agrícolas en medio marino. Eso les gustó y vieron que mi perfil encajaba con lo que andaban buscando, sobre todo para desarrollar bioplaguicidas. De eso hace casi siete años, ¡ya ha llovido desde entonces!

Siete años se dice pronto. ¿Cómo ha sido su trayectoria durante este tiempo dentro del departamento?

He evolucionado. Antes estaba en el Departamento de I+D, en investigación más aplicada a intentar sacar nuevos productos, investigar nuevos microorganismos con distintas actividades de interés para el control biológico. Ahora, junto a Jose Manuel, trabajo un aspecto más reglamentario de la investigación, pero igualmente necesario e importante.

¿En qué consiste exactamente su trabajo?

Trabajo fundamentalmente con patentes y registros de productos bioplaguicidas a nivel europeo. Es un trabajo que requiere visión y conocimiento científico. Cabeza. Has de explicar muy al detalle y de manera rigurosa el funcionamiento y modo de acción del microorganismo y cómo se comporta en todos los ambientes. Dado que la legislación es muy exigente, además de saber cómo funciona el ciclo de vida del microorganismo y haber hecho ensayos de eficacia, de toxicología y ecotoxicología, es importante saber interpretar los resultados y  establecer una conexión entre los diferentes datos de los que dispones para justificar o argumentar con rigor científico, que el microorganismo en cuestión no supone una amenaza para la salud humana y el medio ambiente.

Hace más trabajo de gestión del conocimiento que sale del Departamento de I+D y del que se dispone de otros trabajos científicos.

Más que gestionar, en cierta manera, es enfocar la información que sale de los laboratorios.

Sin embargo entró como responsable de los laboratorios de microbiología y biotecnología. ¿Al evolucionar en su carrera cree que le ha sucedido lo que a muchos investigadores que asumen más responsabilidad, que pasan de tocar poyata de laboratorio a tocar teclado?

He de decir que a mí trabajar en el laboratorio me gustaba mucho. Antes tenía un puesto de trabajo que para mí era genial porque tenía parte de ordenador y parte de poyata. Era un equilibrio perfecto. No te cansabas nunca de ninguna de las dos partes. Ahora tengo un trabajo mucho más de ordenador, aunque en un futuro está previsto que gestione muchos de los ensayos que hay que hacer para registro, como por ejemplo, saber específicamente cual es el modo de acción de un microorganismo, si es por parasitismo, por medio de la liberación de enzimas o metabolitos o si induce resistencia, la  persistencia del mismo en diferentes ambientes.... Esto me ilusiona mucho.

¿Cómo cree que le ha moldeado la experiencia como profesional en Futureco Bioscience?

A nivel profesional he aprendido muchísimo porque empecé bastante verde en  el sector de la agricultura, mi carrera anterior estaba más enfocada al sector biomédico. He aprendido a cómo gestionar un laboratorio de microbiología, por ejemplo, aunque también de biología molecular y biotecnología. Cómo gestionar recursos, información, datos… He aprendido mucho de gestión y de ciencia. Hace tiempo no teníamos los métodos ni la tecnología que tenemos ahora. Nos teníamos que buscar mucho las mañas para que un experimento saliera.

¿Y cómo persona, qué le ha enseñado su trabajo en la empresa?

He aprendido, sobre todo, de mis defectos. Creo que sin exponerme a determinadas situaciones de responsabilidad que he tenido que asumir a través del trabajo, tal vez no hubiera detectado cosas que debía cambiar para mejorar como persona, y eso me lo ha dado la experiencia en el trabajo.

¿Cómo se ve en la empresa a corto, medio y largo plazo, qué le haría feliz aportar o cómo le gustaría verse?

Me hace muchísima ilusión empezar a hacer nuevos registros con microorganismo propios de Futureco Bioscience, porque eso conlleva una investigación en la que me hace mucha ilusión participar. Ver además del modo de acción y de la persistencia de la que ya hemos hablado,   los metabolitos que produce, la estabilidad genética del mismo, demostrar que no presenta propiedades citotóxicas o genotóxicas... Elaborar un dossier para registro requiere disponer de mucha información y de información muy exhaustiva.. Son ensayos que me gustaría mucho hacer, me generan mucha curiosidad y de los que ya estoy deseando ver resultados. Me ilusiona  emprender estos proyectos. Se trata, además, de un avance más para la empresa.

¿En qué sentido?

En el sentido en que no solo se trata de registrar un microorganismo que no hayamos aislado o descubierto nosotros .Es el colofón final de mucho trabajo de todo el equipo de I+D. Digamos que ahora estoy en una fase avanzada de un proceso muy largo. Cuesta muchísimo y es un trabajo de años. El empezar este proyecto y terminarlo implicaría que Futureco Bioscience tiene productos registrados en Europa que hemos aislado nosotros y tenemos desde el principio. Es el resultado palpable, la cara sonriente para el mundo al que va a llegar el producto que se base en ese microorganismo y tecnología de la empresa, y ha sido fruto de mucho esfuerzo de I+D. Es decir: Aquí está el producto del trabajo de nuestra I+D durante muchos años. Es la demostración de que ha valido la pena, porque la I+D es muy complicada.

¿Porqué?

Porque en investigación, sobre todo la que implica biología, bioquímica o biotecnología, dos más dos no siempre son cuatro. Cuando trabajas con organismos vivos te tienes que adaptar no solo a sus ritmos o ciclos de vida, si no a variables muy difíciles de controlar o inclusive detectar. Cuando ya tienes al microorganismo seleccionado, ya sabes que es eficaz, tienes un prototipo de formulación, ves que es estable en el tiempo, es decir, que perdura en distintas condiciones de almacenamiento para comercializarse, de pronto ves por ejemplo, que el microorganismo, en el proceso de fermentación, ya no alcanza las concentraciones que se obtenían antes. En ese punto del desarrollo, el del prototipo, has de volver a analizar y detectar qué ha fallado. Es mucho trabajo llegar a un producto final que cumpla con todos los requisitos para salir al mercado. Cuando trabajas con bacterias y con hongos, trabajas con microorganismos que están vivos, los resultados no solo dependen de ti y de tu esfuerzo, sino también de  un microorganismo, que tiene sus propios ritmos. Es una investigación diferente a la investigación con sistemas inertes, que tienen otra problemática, por supuesto, pero que a lo mejor, son más “predecibles”. Ver que sacas un producto, ver el proceso entero con todas sus dificultades y enseñárselo al mundo es una satisfacción enorme.

¿Y qué desearía hacer en un futuro próximo?

Continuar con nuevas patentes y con los registros, como cada microorganismo es un mundo, es como empezar nuevos trabajos cada poco tiempo.

¿Le gusta?

Sí, poco a poco le voy pillando el gusto. He de reconocer que el cambio de estructura de I+D ha sido un cambio importante en mi rutina de trabajo y en cómo tenía estructurada mi vida. El cambio me ha costado pero poco a poco le voy cogiendo el gustillo. Las patentes son muy interesantes, es un mundo que cambia continuamente y has de estar todo el día actualizándote. También con respecto al conocimiento científico. Estás constantemente aprendiendo cosas sobre microorganismos novedosos que te dan ideas que puedes transmitir y aportar. Es muy dinámico y he de sacar adelante el trabajo de forma rápida, y eso es estimulante también.

¿Qué es lo que más valora de la empresa?

Ahora mismo reconozco que lo que más valoro es que la Dirección me haya facilitado conciliar mi vida profesional y familiar. Recientemente he sido madre y el  poder seguir creciendo y desarrollarme en mi vida profesional, que creo muy rica, sin tener que renunciar por ello a mi vida personal o familiar, es importante. Tengo a mi familia en Madrid. Se me hacía muy difícil compaginar el trabajo con ser madre,. En ese sentido la dirección ha tenido un gesto que es lo que más valoro y de lo que más agradecida estoy de trabajar en esta empresa.

Ahora mismo, prácticamente el 40% del personal es I+D. Conocemos más empresas del sector agroquímico y no es algo tan habitual. ¿Cree que es una buena apuesta?

Es una apuesta perfecta. Con el tiempo me he dado cuenta. Es una visión que tenía Rafael Juncosa (CEO) que me parece genial, y creo que el haber invertido tanto sí va a tener sus frutos pronto. Son muchas más cabezas pensando. Lo que no ve una cabeza lo ve la otra, y lo que no la tercera. Se está creando un grupo muy unido en los laboratorios en el que todas las cabezas cuentan y aportan, son importantes. Eso es un logro del equipo y de quienes gestionan los laboratorios.

Hay compañerismo y comunicación en el equipo.

Sí. Mucho compañerismo. Se ha creado un ambiente en el todos somos importantes. Hoy soy yo quien sugiere algo nuevo, mañana otra persona te dice que podrías hacer esto o lo otro de otra forma, lo mejora. Cada cabeza ha de ser la que piense y proponga alternativas, sugiera soluciones. Aquello de lo que no me doy cuenta por estar inmersa en mi trabajo, lo puede ver otro que está observando mi trabajo desde fuera y viene a sugerirme formas distintas de hacer o conseguir lo que todos estamos buscando, los objetivos de I+D. Independientemente de que cada uno esté en su función, todos en I+D somos importantes.

Se dice que la I+D es el mayor activo de Futureco Bioscience y se publicita como máquina de innovación. ¿Cree que es cierto, que el nuevo engranaje puede sacar más prototipos de productos?

Sí. Poco a poco lo estamos consiguiendo.

Cambiando hacia el ámbito personal y ya acercándonos al final de esta entrevista, ¿Nos recomienda algo más allá de la cultura científica?, ¿Algo de música?

Me gusta mucho Metallica.

¿Y alguna película y libro que recomendaría ?

Una peli que me encanta es “Intocable”, es muy bonita. Muestra cómo pueden hacer que veas la vida de otra manera, y el libro que más me ha emocionado es “La Catedral del Mar”.

¿A qué le gusta más dedicar su tiempo libre?

En mi tiempo libre, entre semana… Me gusta muchísimo estar con mi Gordo (hijo) y mi Happy (marido), y ¡ser happy también! tomar cervecitas con mis amigos... ¡y disfrutar mucho de mi tiempo libre! Eso sí, los fines de semana me gusta mucho bajar a Madrid y estar con mis padres, hermanos, mis tías... ¡me encantaría estar todos los fines de semana en Madrid con ellos!

Certificaciones
Global Compact
Iso9001:2015
Inscribirse a Newsletter

Reciba mensualmente las últimas novedades de la agricultura moderna

Futureco Bioscience
Av. del Cadí, 19-23 P.l.
Sant Pere Molanta 08799
Olèrdola, Barcelona España (ES)

Futureco Bioscience S.A. © 2019 Todos los derechos reservados